CON EL ESFUERZO CONSEGUIRÁS SUDAR – SERGI TORRES
2bconscious, fotografia, conciencia, barcelona, consciencia, espiritualidad, no dualidad, fotógrafo, consciente, despertar, desarrollo personal, crecimiento personal, mindfullness, holistico, paz interior, fotografia corporativa, fotografia evento, borja vilaseca, paradigma, retrato, profesional, transformación.
16048
post-template-default,single,single-post,postid-16048,single-format-standard,bridge-core-2.0.1,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.0.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
Esfuerzo

CON EL ESFUERZO CONSEGUIRÁS SUDAR – SERGI TORRES

Nos hemos inventado el esfuerzo por pereza a asumir el instante presente.

La cultura del esfuerzo, de las letras, de los objetivos nobles y la satisfacción conseguida con los logros es lícita, respetable y maravillosa para aquellas personas que así lo piensan. Dicho esto, permíteme indagar en ella desde la posibilidad de que esta cultura agotadora sea sólo una versión de los hechos y nada más.

Si miras detenidamente tu manera de vivir, ver la vida pasar sin apenas vivirla posiblemente sea tu caso. Esta falta de plenitud podría deberse al hábito de darle la espalda a la experiencia presente y, consecuentemente, vivir en el dese de que las cosas sean distintas a como son ahora.

Quizá cada vez que decidimos esto sintamos dolor. Dolor que, al llegar a ser insostenible, lo justifiquemos primero con un motivo ajeno a nosotros e inmediatamente lo anestesiemos con una dosis inyectada de cincuenta miligramos de propósito inventado, el propósito de conseguir metas.

El razonamiento vendría a ser este: (toma aire que la frase es larga) como quiero que las cosas sean mejores, justifico el dolor del rechazo hacia mi y luego la situación que me rodea, porque creo que al rechazarlo llegaré a ser mejor persona y así no sentiré el dolor que todo esto que acabo de decir produce. De hecho, soportaré el autorrechazo con esfuerzo y constancia porque estoy totalmente convencido de que va a servir para algo mejor que está por llegar algún día. En realidad, cansa solo pensarlo.

A este razonamiento algunos lo llaman lógica. Pero es tan ilógico que necesita de toda una cultura detrás con millones de personas que lo apoyen, porque de no ser así, se vendría abajo de forma natural. Para mantener esta lógica en pie, la cultura del constante rechazo y la mejora requiere mucho esfuerzo, sacrificio y resignación. De no ser asnillos queda obsoleta al primer intento.

Por esta razón adiestramos a los niños a esforzarse, porque por naturaleza ningún niño conoce el esfuerzo. Si conocen la pasión de hacer lo que les apasiona, si conocen la infinita e incasable dedicación de nutrir sus talentos naturales. Al niño que le apasiona dibujar no ve la hora de terminar de hacerlo. A la niña que le apasiona construir cosas lo haría todo el día. Al que le apasiona bailar, el tiempo vuela. En ninguno de estos casos veríamos rastro de esfuerzo.

Naturalidad y esfuerzo son fuerzas opuestas. Si algo es natural, no te esfuerzas, si te esfuerzas, no es natural. Esta es la razón por la que ningún niño o niña cuando pasan por el cambio más drástico de su vida, ponerse en pie y dar los primeros pasos, no viven ninguna clase de esfuerzo. Es un proceso natural. Están tan apasionados en descubrir esa cosa nueva, tan absortos en dar lugar a ese impulso interno irrefrenable, que su constante dedicación es pura dicha.

Si estás leyendo esto y dispones de un modelo mental basado en el esfuerzo, tu mente te estará chivando por el pinganillo de la oreja que si dejas de esforzarte caerás en la pereza. Pero fíjate que la pereza no es el opuesto al esfuerzo, en realidad es su sinónimo. Sorprendido? La mente que se esfuerza por cambiar las cosas es altamente perezosa a la hora de asumir las circunstancias presentes, es perezosa a la hora de aceptar los sentimientos que siente y es perezosa a la hora de asumir su propio estado mental actual, porque le teme. Lo opuesto al esfuerzo y a la pereza, lo hemos visto en los niños, es la dedicación.

Ahora, lee esto con atención. Si te estás esforzando en alguna área o áreas de tu vida, por favor sigue esforzándote. Esforzarte puede que sea la única forma de llegar a descubrir que el esfuerzo en realidad niega la vida. No tienes por qué caer ahora en la estupidez de esforzarte por no esforzarte.

Sergi Torres – Me acompañas?

Fotografía por Laura G. Ruiz (2bconscious) – Ella Kristel Magan

No Comments

Post A Comment